Samsung les pide vehementemente a sus clientes que devuelvan los Galaxy Note 7

Parece una película de ciencia ficción, Samsung, el gigante surcoreano, luego de haber anunciado con bombos y platillo, el que sería su producto estrella de la temporada. Como era de esperarse, todo el mundo deseo inmediatamente adquirirlo, todo parecía una luna de miel, hasta que de diversas partes del mundo llegaron las noticias de que este anunciado teléfono comenzó a literalmente a explotar.

Por lo que Samsung Electronics Co Ltd instó enérgicamente a los usuarios de su Galaxy Note 7 que entreguen sus dispositivos tan pronto como sea posible como parte de una operación destinada a limitar los daños causados por algunos de sus aparatos, que pueden incendiarse.

Un costoso cambio obligado

El mayor fabricante de “smartphones” del mundo dijo recientemente que cambiaría todos los Note 7 en 10 mercados, incluyendo Corea del Sur y Estados Unidos, acción motivada a un revés costoso para una empresa que contaba con reforzar sus ingresos con el teléfono en un momento en el que competidores como Apple Inc lanzan nuevos móviles.

El horror llegó como sacado de la ficción o de unas películas de espías, las diversas denuncias que apuntan a que las baterías de los teléfonos han comenzado a incendiarse mientras se cargan o durante su uso normal. Esto causó alarma en los diferentes organismos de seguridad en los distintos países, quizás la acción más fuerte fue la realizada por la a la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos a detener el uso del aparato.

Evitando accidentes en el aire 

No sólo los organismos gubernamentales han tomado acciones contra el incendiario dispositivo de Samsung, de igual manera, las autoridades de aviación y las aerolíneas de todo el mundo también han emitido prohibiciones o pautas que impiden que los pasajeros enciendan o carguen el teléfono dentro de los aviones.

“Estamos pidiendo a los usuarios que apaguen sus Galaxy Note 7 y los cambien tan pronto como sea posible”, dijo en un comunicado Koh Dong-jin, director del negocio de móviles de Samsung.

Para Samsung, la escala de esta revisión no tiene precedentes y supone un duro golpe a su reputación ya que ostenta la etiqueta de ser el mayor fabricante de Smartphone del mundo.

Cifras de la gran perdida

Unos 2,5 millones de estos dispositivos que se han vendido en todo el mundo necesitan ser retirados del mercado, según la empresa, y algunos analistas dicen que el tema podría costarle a Samsung casi 5.000 millones de dólares en ingresos perdidos este año.

La empresa surcoreana está ofreciendo canjear todos los Galaxy Note 7 afectados por un móvil con una batería segura.

Con información de Reuters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *